NEWSLETTER

Newsletter

45 AÑOS DE LA PRIMERA GENERACIÓN DEL BMW SERIE 3.

El BMW Serie 3 (E21) se presentó al mundo en julio de 1975, con lo que se dio pie al nacimiento de uno de los máximos íconos de la marca y se mantuvo en el mercado hasta 1983.

 

El diseño de la carrocería de este sedán deportivo fue obra de Paul Bracq, quien fue jefe de diseño de BMW entre 1970 y 1974. También creó otros modelos como el prototipo BMW Turbo que dio lugar al mítico BMW M1.

 

El nuevo BMW Serie 3 se destacaba por su carrocería de dos puertas con forma de cuña y una parte posterior, atípica en la época. Este BMW Serie 3 (E21) fue el primer BMW que estrenó un tablero orientado al conductor. Por primera vez en la marca, la consola central estaba integrada dentro del tablero y el interior estrenaba su característica iluminación en tono naranja.

 

Al momento de su lanzamiento, el BMW Serie 3 podía equipar unos eficientes motores de cuatro cilindros en línea que funcionaban con gasolina regular que, en plena crisis del petróleo, resultaba más económica. Los motores estaban basados en el mítico bloque M10 que se mantuvo a la venta hasta 1987 y que era el mismo con el que Nelson Piquet ganó el Campeonato del Mundo de Fórmula 1 en 1983.

 

Llegan los motores de seis cilindros.

 

El BMW Serie 3 (E21) fue el primer vehículo de este segmento que incorporó un motor de seis cilindros en línea. Durante el Salón de Frankfurt de 1977, los entusiastas de la marca pudieron conocer los nuevos modelos 320/6 y 323i. Esta fecha marcó una larga tradición en BMW: la de los sedanes deportivos de alto desempeño con bloques de seis cilindros.

 

Después de llevar seis años en fabricación, en mayo de 1981 salió de la línea de producción la unidad un millón del BMW Serie 3. El E21 se convirtió de este modo en el BMW más vendido hasta entonces.

Más Información

LA PROMESA DE BMW “POWER OF CHOICE”

BMW Group ya ofrece la selección más amplia del mundo de vehículos Premium con un sistema de propulsión electrificado: soluciones digitales para aumentar la proporción de conducción eléctrica que ofrecen los modelos híbridos conectables: BMW Serie 7, BMW Serie 5 y BMW X1 también disponibles en el futuro con propulsión puramente eléctrica.

 

Con un plan de sustentabilidad a 10 años, BMW Group refuerza su compromiso, con el foco principal en la expansión de la movilidad eléctrica. En la actualidad, las marcas BMW y MINI que cuentan con sistemas de propulsión híbridos conectables y totalmente eléctricos, ya representan aproximadamente el 13.3 de todos los nuevos registros en toda Europa (fuente: Informe de nuevos registros de IHS Markit de julio de 2020). Esto corresponde a 1.5 veces la participación promedio de todas las marcas, que es alrededor del 8 por ciento. La compañía espera que esta cifra aumente a un cuarto para 2021, a un tercio para 2025 y al 50 por ciento para 2030.

 

Los vehículos de las marcas BMW y MINI con sistemas de propulsión electrificados ahora se ofrecen en 74 mercados en todo el mundo, donde se vendieron más de 500,000 vehículos electrificados en 2019. Para fines de 2021, esta cifra probablemente aumentará a más de un millón.

 

Los objetivos de sustentabilidad de BMW Group apuntan a poner más de siete millones de vehículos con sistemas de propulsión electrificados en la carretera en todo el mundo para 2030, dos tercios de ellos en variantes totalmente eléctricas. Como resultado de la expansión masiva de la movilidad eléctrica, las emisiones producidas por los vehículos de BMW Group por kilómetro conducido se reducirán en alrededor del 40 por ciento para el año 2030.


“Poder de Elección”: enfoque eficaz para la sustentabilidad global.


El modelo ofensivo actual está allanando el camino hacia este objetivo, con la empresa siguiendo el enfoque del "Poder de Elección" para tener en cuenta las necesidades de los clientes y los requisitos legales en los mercados automotrices globales. El BMW X3 es el primer modelo disponible con motores de gasolina y diésel de alta eficiencia que incluyen tecnología <<mild hybrid>> de 48 voltios, con un sistema de propulsión híbrido conectable o un sistema de propulsión totalmente eléctrico.


En el futuro, se construirán más modelos de serie con sistemas de propulsión electrificados y convencionales en una sola línea de producción. Por ejemplo, la próxima generación de sedanes de lujo del BMW Serie 7 se ofrecerá como una variante de modelo puramente eléctrica. También el BMW Serie 5 y el BMW X1, se lanzarán al mercado con motores de combustión interna convencionales, sistemas híbridos conectables y con unidades de propulsión totalmente eléctricas.


De la materia prima al reciclaje: centrándonos en toda la cadena de valor.


BMW Group combina el mayor desarrollo de la movilidad eléctrica con una comprensión holística de la sustentabilidad, siempre teniendo en cuenta toda la cadena de valor y el ciclo completo de producción, desde la adquisición de materias primas, la producción y la vida útil del vehículo hasta su posterior reciclaje. Hoy en día, el impacto medioambiental total de un modelo híbrido conectable, conocido como huella de CO2, ya es significativamente menor que el de un vehículo de propulsión convencional. El BMW X1 xDrive25e, por ejemplo, ya alcanza un valor un 31 por ciento más bajo que el correspondiente modelo de gasolina cuando usa corriente de carga de la combinación de electricidad de la UE durante su ciclo de vida completo. Si el vehículo usa electricidad verde exclusivamente durante toda su vida útil, la huella de CO2 es incluso un 55 por ciento menor.


El motor eléctrico de la última generación de la tecnología BMW eDrive se produce sin materias primas de las llamadas tierras raras. Además, la electricidad procedente de fuentes renovables se utiliza exclusivamente para la producción de todos los componentes de la tecnología BMW eDrive de última generación. Como resultado, se evitarán alrededor de 10 millones de toneladas de emisiones de CO2 durante los próximos diez años.

Más Información

En general, a partir de este año, todas las ubicaciones de producción de BMW Group en todo el mundo contarán con electricidad 100% ecológica. La empresa también aumentará sustancialmente la proporción de materiales secundarios utilizados en sus nuevos vehículos. En el futuro, el uso y el reciclaje de baterías de alto voltaje cobrarán gran importancia. Después de su uso en vehículos con sistemas de propulsión electrificados, pueden servir como unidades de almacenamiento estacionarias para energía eólica y solar, como es el caso actualmente en las instalaciones de la Planta de Leipzig de BMW Group. Un reciclaje eficiente de las materias primas no sigue hasta después de esto. Si bien actualmente se exige una cuota de reciclaje del 50 por ciento en toda Europa, BMW Group y el especialista en reciclaje alemán Duesenfeld han desarrollado conjuntamente un proceso con el que se planea una cuota de reciclaje de más del 95 por ciento: incluyendo el grafito y el electrolito.

Más Información