UN ATLETA EN PLENA FORMA.

Eficiencia y dinamismo del BMW i8.

UN ATLETA EN PLENA FORMA.

Eficiencia y dinamismo del BMW i8.

Con la innovadora arquitectura de vehículos LifeDrive, el BMW i8 cuenta con las condiciones idóneas para un diseño con peso optimizado y con el centro de gravedad más bajo entre todos los vehículos BMW. La base perfecta para las características de un deportivo clásico. Gracias a los materiales ultra-ligeros, a la acertada optimización aerodinámica y al paquete integral de tecnologías BMW EfficientDynamics, el BMW i8 alcanza también niveles sorprendentes de consumo y emisiones.

UN ATLETA EN PLENA FORMA.Eficiencia y dinamismo del BMW i8.

Con la innovadora arquitectura de vehículos LifeDrive, el BMW i8 cuenta con las condiciones idóneas para un diseño con peso optimizado y con el centro de gravedad más bajo entre todos los vehículos BMW. La base perfecta para las características de un deportivo clásico. Gracias a los materiales ultra-ligeros, a la acertada optimización aerodinámica y al paquete integral de tecnologías BMW EfficientDynamics, el BMW i8 alcanza también niveles sorprendentes de consumo y emisiones.

AERODINÁMICA.

Carrocería estilizada, llamativa forma cónica, bajo peso: el BMW i8 es sin duda un deportivo de pura raza. Una serie de características aerodinámicas optimizadas garantizan la combinación del máximo dinamismo y una eficiencia óptima. Como ejemplo se pueden citar las luces LED traseras que se han creado de acuerdo con los principios del diseño de capas y que actúan como canales de aire.

Formas Perfectas.

El BMW i8 no da oportunidad alguna a la resistencia del aire.

  • Diseño aerodinámico

    Las líneas y la silueta plana del BMW i8 permiten que su pronunciado empuje resulte evidente a primera vista. Con un dinamismo impresionante, incluso parado, tanto la forma como los detalles incorporan el ideal de la aerodinámica, que también ha influido en su diseño. El diseño “Stream Flow”, definido por la forma convergente del pilar C, la pared lateral que se eleva y la línea del techo, es algo más que un realce óptico. Un coeficiente de resistencia aerodinámica (Cx) de tan solo 0.26 subraya el carácter deportivo del BMW i8, con un diseño aerodinámico de formas finas y alargadas que no tiene ningún otro.

  • Características aerodinámicas

    La parrilla BMW parcialmente cerrada y el sistema Air Vent Control activo en la parte frontal solo dejan que entre la cantidad de aire que necesita el sistema de enfriamiento. Las grandes tomas de aire en la defensa, que se conocen como "Air Curtains", contribuyen a reducir la resistencia al aire y permiten apreciar de inmediato la aerodinámica del BMW i8. Los denominados "Aeroflaps" situados detrás de las ruedas delanteras y delante de las ruedas traseras tienen también una influencia positiva en la resistencia. El flujo del aire perfectamente equilibrado en la carrocería permite el máximo dinamismo y estabilidad. También intervienen en este efecto los especiales faldones laterales con difusor. Las llantas aerodinámicas son otra característica que ayuda a conseguir la mínima resistencia al aire posible al minimizar la turbulencia en torno a las ruedas.

CONSTRUCCIÓN LIGERA INTELIGENTE.

CONSTRUCCIÓN LIGERA INTELIGENTE.

La construcción ligera inteligente es fundamental en los vehículos eléctricos. Se trata de uno de los principales atributos de un vehículo y repercute en su dinamismo, diseño y eficiencia. Un peso menor significa una aceleración más rápida, una mayor agilidad y una eficiencia máxima.

Construcción ligera del BMW i8.

Menos peso. Más agilidad y eficiencia.

FIBRA DE CARBONO.

FIBRA DE CARBONO.

Para compensar el peso adicional de la batería eléctrica, el compartimiento de pasajeros se ha fabricado con un compuesto de fibra de carbono que tiene numerosas ventajas. Este es hasta 50% más ligero que el acero y aproximadamente 30% más ligero que el aluminio, pero tiene la misma estabilidad y es seguro contra los impactos. Los modelos BMW i son los primeros vehículos de producción en serie que cuentan con importantes secciones realizadas con este material de alta tecnología. De esta manera, la fibra de carbono es un componente crucial de la innovadora arquitectura LifeDrive, que supone un cambio revolucionario en el BMW i8 y en el futuro del manejo deportivo.

ARQUITECTURA LIFEDRIVE.

Las proporciones de un vehículo deportivo se combinan con un extraordinario concepto de construcción ligera, en el que los ingenieros prescinden de cada gramo innecesario. La arquitectura LifeDrive se compone de dos unidades que corresponden exactamente a los requisitos de la construcción ligera inteligente.

El primer componente es el módulo Drive, un chasis de aluminio, con el motor eléctrico situado en su sección delantera. En la parte posterior del módulo Drive se ubica el motor de gasolina de tres cilindros. Uniendo las dos secciones se encuentra la batería de alto voltaje.

El segundo componente de la arquitectura LifeDrive es el módulo Life, el compartimiento de pasajeros ultraligero compuesto de carbono de alta resistencia. Desempeña, además, un papel importante en la compensación del peso adicional del motor eléctrico y la batería de alto voltaje.

Esta combinación se conoce como el concepto LifeDrive y convierte al BMW i8 en el precursor de la generación híbrida. El concepto de construcción ligera a medida representa una manera perfecta y eficiente de llevar la máxima deportividad y una estudiada sostenibilidad a las calles.

Un concepto único.

La base para combinar deportividad y eficiencia sostenible.

  • Distribución de peso entre ejes 50:50

    La especial arquitectura LifeDrive permite distribuir el peso del BMW i8 de una manera óptima entre ambos ejes. El motor eléctrico en la parte delantera, el motor de gasolina en la parte posterior y, como elemento de cohesión, el llamado "túnel de energía", con baterías de alto voltaje integradas, que se extiende a lo largo de la consola central por el vehículo. La tecnología híbrida, con la batería en la parte inferior de la carrocería, combinada con el módulo ligero de fibra de carbono ubicado encima, garantiza la distribución idónea del peso, además de un manejo extremadamente deportivo.